Próxima estación: Medicina Familiar y Comunitaria

 en MERIDIANA

Hacemos un pequeño parón para revisar toda nuestra actividad en este mes de Mayo, y recordamos uno de los congresos más «latentes» que hemos tenido en este mes: El 37º Congreso de la semFyC, es decir, el congreso de la Sociedad Española de Médicos de Familia y Comunitaria.

Dentro de los 2500 asistentes al congreso, podríamos encontrar estudiantes de medicina, residentes y médicos de cabeza, el grupo mayoritario y nuestro primer contacto con el sistema sanitario.

Este año el comité científico quiso ofrecer actividades dinámicas, de aprendizaje práctico es por ello que dentro de toda la oferta de actividades y conferencias que existía, ofrecía: la gymkana de emergencias y los talleres prácticos.

La gymkana consistía en diferentes grupos que irían rotando por cuatro estaciones, lo que hizo que hubiera un flujo constante de asistentes en movimiento. En cuatro de las diez salas que se tenían ocupadas tendría lugar dicha actividad. Esta actividad conllevó a reafirmar que uno de los pilares fundamentales en un congreso es la comunicación.

En secretaría técnica teníamos unas compañeras que se encargaban de inscribir a los asistentes a los diferentes talles y grupos que deseaban participar, pero las plazas eran limitadas, así que nuestras chicas tenían que ir informando de ello a sus compañeros para tener un mayor control.

Una vez conocido el número de asistentes a cada grupo y la posibilidad de abrir o no lista de espera, los compañeros que estaban en sala tenían que encargarse de que no faltara ningún material, como accesorios médicos o ecógrafos, pero principalmente, su objetivo era que todos los grupos empezaran y acaban al mismo tiempo, ya que la rotación se debía hacer en el mismo momento. Gracias a que todo nuestro equipo lleva siempre un walkie, este aspecto no conllevaría un problema, al menos la comunicación estaba asegurada.

Y así fue, nuestro equipo se fue avisando de los tiempos que llevaba cada sala, de si faltaba algo, de si había que esperar…. gracias a este trabajo, tuvimos todo el equipo información en tiempo real, lo que nos servía para resolver las posibles dudas que podían surgir entre los asistentes.

Por otra parte, no podemos dejar de recordar la inauguración del mismo. El auditorio se llenó de música gracias a la participación de los congresistas, médicos y músicos que allí estaban, donde nuestro equipo una vez más fue un punto fundamental, ya que en un momento determinado tuvieron que salir a escena para llevar una batería, sillas y diferente material.

Sin lugar a duda ha sido un congreso en el que hemos estado muy cómodos trabajando, nos ha ayudado a reafirmar que debemos siempre poner foco en la comunicación y a valorar a nuestros médicos de cabeza.

Esperamos vernos muy pronto.

Entradas recientes

Deja un comentario

EL RETORNO DE OMEXPO EN SU VERSIÓN MÁS RENOVADAMADRID SEDE DEL 45º CONGRESO NACIONAL DE DERMATOLOGÍA.